stadia la apuesta en consolas

Black box

¿Qué pasa cuando los videojuegos y la tecnología de Google convergen?

Slider

Stadia: La promesa de Google respaldada por la tecnología Cloud Platform

La apuesta de Google

Los gamers cuentan con una buena cantidad de eventos a seguir durante el año: Electronic Entertainment Expo, Tokyo Game Show, The Game Awards y la Game Developers Conference. Estos escenarios, permiten estar al tanto de la evolución en el mundo del entretenimiento interactivo. Los primeros tres permiten aumentar el hype con los últimos lanzamientos de los juegos más esperados, pero es el Game Developers Conference (GDC) el que superó las expectativas con el anuncio de Stadia, la nueva plataforma de videojuegos de Google. 

GDC es perfecto para quienes comparten la pasión por los videojuegos, desde un punto de vista más amplio: aquellos que disfrutan de jugar como de desarrollar. Año tras año es el escenario para enseñar las propuestas innovadoras y exitosas, con miras a que los espectadores de las charlas aprendan y, a su vez, logren nuevas propuestas que ayuden a crecer la industria. 

El protagonista de la última entrega fue Google. El gigante del internet hizo la promesa de una experiencia de juego completamente personalizada y sin consola. El hardware quedará sustituido por la capacidad de la nube. 

La promesa y la expectativa

Desde su anuncio en marzo, efectivamente Google Stadia ha dado de qué hablar. La promesa es tan grande que aún es difícil dimensionarla. La discusión inicia en torno a los videojuegos anunciados, los cuales marcarán el punto de partida del portafolio de Stadia. 

El listado de títulos que ofrece inicialmente la plataforma, cuenta con variedad de juegos para todos los gustos: Assassins Creed como representante de los open world, Mortal Kombat para los competitivos seguidores de los títulos de pelea, GRID o NBA como simuladores deportivos e incluso Destroy all Humans para aquellos nostálgicos.

¿Qué rol juega la inteligencia artificial en Stadia?

La actividad de elegir y completar un videojuego es totalmente autónoma, por lo que es lógico que revisemos los primeros beneficios de Google Stadia de cara al usuario final: Los gamers.  

Resulta importante tener en cuenta que, la puerta que se abre no sólo ofrece nuevos horizontes para quienes juegan. Después de todo, hoy por hoy, tanto la industria de los videojuegos como el machine learning (ML) son dos tendencias en crecimiento, entonces, vale la pena preguntar ¿cómo se ha sacado provecho del ML en la industria de los videojuegos?

Desafortunadamente, ambos mundos parecen haber crecido en direcciones opuestas. Para gran parte de los desarrolladores, por ejemplo, existe la creencia de que involucrar modelos ML sacrificaría el control sobre la experiencia de usuario. Pero esta creencia, no puede estar más alejada de la realidad.

Niveles de personalización

Cuando pensamos en las aplicaciones que van más allá de proponer una inteligencia, donde los jugadores no sean capaces de superar los retos e intentan maximizar la participación optimizando la experiencia a niveles de personalización. 

Ejemplos clásicos del uso de ML dentro de los videojuegos podrían ser el comportamiento de los NPCs (personajes no jugables) de acuerdo a las acciones del jugador (En Alien Isolation y el clásico Wolfstein, los enemigos hacen diferentes reacciones de acuerdo al accionar del jugador) o bien el control de los ítems de acuerdo a los objetos que tiene en su inventario. Pero, retomando la pregunta, ¿qué otras aplicaciones existentes de esta alianza se puedan potenciar en el futuro?

Las propuestas son amplias, comenzamos con los siguientes ejemplos: Actualmente, parte del entrenamiento de los vehículos autónomos, se hace con base en los datos recolectados con los jugadores de Grand Theft Auto. Además, parte de la negociación de estrellas de fútbol o fútbol americano, se negocian de acuerdo a los datos de uso de éstos en los respectivos videojuegos. 

Las posibilidades desde la vista de un desarrollador

Desde la experiencia de un diseñador de jugabilidad, siempre ha existido una constante limitación que marca límites a la creatividad: ¿Qué puedo hacer con el poder de la máquina de la consola?, ¿hasta dónde puede llegar el juego en términos de gráficas, procesamiento y carga? 

Con el paso de los años, las consolas han avanzando a tal punto que los jugadores pueden disfrutar cada vez más rápido de imágenes más nítidas, animaciones más fluidas, mapas más grandes y experiencias más completas. 

Sin embargo, no es en la velocidad ni en la calidad de imagen en lo que los jugadores ganarán con Stadia. La verdadera ganancia viene en variedad y personalización de las experiencias. 

Ahora, la creatividad en términos de diseño de jugabilidad se enfoca más en el análisis y entendimiento de los jugadores, al mismo tiempo que se democratiza un nuevo tipo de creatividad, hasta ahora sólamente posible al interior de las casas desarrolladoras de consolas: El diseño de arquitectura de las máquinas para sacar el máximo provecho de Google Cloud Platform.

machine learning en video juegos

Los diseñadores de jugabilidad pueden adaptar unas cuantas buenas prácticas aprendidas del mundo de los casual games. Gran parte del diseño de las reglas de juego, se enfocan en identificar métricas relevantes para que luego, departamentos enteros de análisis de datos realicen el seguimiento de dichos KPIs y mejoren la experiencia de juego. 

Así, los niveles de personalización de los personajes y el mundo en torno a cada juego crecen cada vez más, permitiendo a los jugadores expandir su experiencia, haciendo cada vez más propias sus elecciones de juego pero, ¿si pudiéramos sobrepasar las barreras de personalización a las que estamos acostumbrados? 

Sobrepasar las barreras de personalización

Los editores de avatares y personajes se han vuelto tan comunes que casi son un must have en cualquier videojuego. Tomando como ejemplo este tipo de exigencias y volviendo al catálogo anunciado para Google Stadia, se puede ver que incluso personajes tan icónicos como Subzero y Scorpion de Mortal Kombat pasaron de tener sus respectivos azul y amarillo, al color de preferencia del jugador. 

Ahora, ¿qué pasaría si planteamos nuevas reglas de acuerdo a la apertura de posibilidades? 

En teoría, con un buen procesamiento pueden cargarse escenarios a gran velocidad, haciendo que golpes específicos o finalizadores de combos lleven a un personaje de un escenario de pelea a otro. Incluso podría diseñar escenarios que favorezcan estilos de combate horizontal o vertical y, de acuerdo al estilo de pelea del jugador, llevar la delantera y balancear el combate a partir del cambio de escenario. 

En conclusión, por fuera del entorno marcado de juego de peleas, estaríamos hablando de un balanceador y un editor de personaje, en tiempo real, de acuerdo al comportamiento del jugador. 

Los próximos retos

nuevas experiencias en consolas

Google enfrenta un gran reto: El cambio del mindset viene por partida doble, ya que el convencimiento de las bondades de su propuesta debe ser tanto para jugadores como para aquellos desarrolladores que quieran poblar el portafolio de Stadia. 

El poder de convencimiento no radica en términos de precios. Un “gamer” de verdad no dejará de elegir una consola porque cuesta menos que las demás. De acuerdo a lo que nos ha mostrado la historia de los juegos casuales, así como casos tan particulares como la Nintendo Wii, el convencimiento en realidad está enmarcado en términos de alcanzar nuevas experiencias, diferenciales e intuitivas para el usuario.

Las oportunidades

La unión entre los videojuegos y Google Cloud Platform promete. Está última ha demostrado sus bondades respecto al procesamiento de datos y el desarrollo de modelos de machine learning. Si hablamos de personalización, ¿qué mejor que un motor de recomendaciones de juegos que, de manera transparente y de acuerdo a los datos de juego, recomiende nuevas experiencias? O tal vez, ¿qué pasaría si aplicamos modelos de correlación para encontrar géneros, dificultades y tiempos de juego promedio para cada jugador? 

Vale recordar al sociólogo y filósofo francés Roger Callois, quien en sus estudios sobre el acto de jugar, mencionaba que una de las principales características de esta actividad, es que es una acción hecha por decisión propia. En ese sentido, no hay duda de que los jugadores compartirán su información libremente, si tienen la certeza de que éstos serán usados para mejorar su experiencia. 

No falta mucho para que Stadia ya esté abierta al público, su lanzamiento es en noviembre. Siendo un game changer a nivel de industria, no cabe duda de que la carrera va a ser larga; más un triatlón que un cuarto de milla. 

Las propuestas gráficas, de jugabilidad y arquitectura sacarán provecho de la infraestructura de Google, incluso desde la idea misma de nuevos periféricos para acompañar y enriquecer la experiencia de juego. No cabe duda de que Google Stadia pareciera prometer ser tan divertido para los jugadores como para los desarrolladores.